Infección Urinaria

Vejiga, riñón

Infección Urinaria
Infección Urinaria

General:

La invasión de microorganismos en el tracto urinario provoca la infección urinaria. Las infecciones más habituales son las producidas por bacterias, pero también existen infecciones producidas por virus, hongos y parásitos. Con frecuencia los síntomas que se presentan son: Aumento en la frecuencia para orinar, ardor o dolor en el momento de miccionar, dolor lumbar o detrás del pubis, orinas turbias, orina con mal olor y orina con presencia de sangre.


Diagnóstico:

La sospecha de la enfermedad se presenta después de que el paciente explicó todos sus síntomas. Para poder confirmar el diagnóstico se debe de realizar un examen de orina con urocultivo (el cual pierde valor si el paciente tomó antibióticos previos a dejar la muestra). En casos de infecciones recurrentes o resistentes, se puede hacer uso de otras herramientas como cistoscopía, ecografía renal y vías urinarias o tomografía (UROTEM).


Tratamiento:

El tratamiento de esta enfermedad se realiza con uso de antibióticos (que deberán ser recetados en dosis específicas dependiendo del tipo de agente infeccioso que originó la infección) y analgésicos. En paralelo se busca factores que puedan predisponer al paciente a tener este problema como malformaciones de las vías urinarias, cálculos, tumores, etc. En caso de ser infecciones de tipo recurrente (más de 3 casos en un año) se indica tratamientos farmacológicos largos, a veces en pequeñas dosis (antibioticoprofilaxis).